lunes, 12 de junio de 2017

JAIPUR, juego de mesa

Jaipur es un sencillo juego de mesa para dos jugadores, que da lo que promete que ya es mucho decir. Tiene todo lo que un juego necesita para enganchar a todo el mundo y pasar un rato distraído. No es pretencioso, por lo que tampoco es exigente con los jugadores y se puede jugar con gente poco aficionada a los juegos de mesa. Esto le da mucha más versatilidad. Como contrapartida quizás sea demasiado simple para los jugones más avanzados.

Se trata de un juego de cartas, en el que se intercambian sedas, joyas y metales preciosos en un mercado. Donde deberemos comerciar y acumular riqueza.



Un diseño de gran calidad y un arte exquisito tanto en su caja como en el diseño del resto de los componentes (incluso la cuna esta muy cuidada). Mención especial para las cartas, que me parecen de una gran calidad, son las mejores cartas, con el papel de mejor calidad, que he visto hasta ahora en un juego. Esta ambientado en la India, donde se encuentra la ciudad de Jaipur. Allí montaremos nuestro mercado e intentaremos vender nuestros productos o adquirir nuevos, incluso a cambio de camellos.


Me encantan estos juegos de formato pequeño, es más fácil que te asombren o simplemente que te convenzan de que los 18 euros han valido la pena. No esperas tanto de ellos como de los juegos de 45 euros y cajas enormes (muchas veces llenas de aire). Estos formatos pequeños traen cajas que acostumbran a estar más llenas de lo que piensas. Así que con estos pequeños juegos suelo estar satisfecho casi siempre.


La mecánica es simple. Colocaremos tres camellos y dos cartas de productos al azar en el centro de la mesa, esto será el mercado, y repartiremos cinco cartas a cada jugador. Todas las cartas son productos para comerciar: sedas, madera, plata, oro...etc. Por turnos podremos coger cartas del mercado (productos) o venderlos a cambio de monedas. Hay unos requisitos para vender, algunos productos son más fáciles de vender pero dan menos puntos, pero los más valiosos requieren que acumulemos hasta dos cartas mínimo de ese producto para poder adquirir monedas. El juego dura tres rondas, el que acumule más riqueza (que se traducen en puntos) será el ganador de esa ronda (partida). Y el que gane más rondas ganará el juego. El jugador debe decidir como utilizar sus cartas y el momento más idóneo para vender. De su estrategia dependerá su éxito y el juego permite que tomemos decisiones en ese sentido, y las decisiones afectarán al resultado de un modo u otro.

Es un juego antiguo que no para de re-editarse (algo bueno) y que no para de vender unidades. Se convirtió en juego del año en 2014. Incluso hay seguidores que construyen tapetes para mejorar el juego si cabe. Como el tapete para el mercado que vemos en la imagen siguiente, precioso.

Así que solo puedo recomendarlo y recordar que es un juego solo para 2 jugadores.



RESUMEN:
Lo mejor: entretenido y muy bien diseñado
Lo peor: demasiado sencillo para los más exigentes

¿Que os parece?



No hay comentarios:

Publicar un comentario