sábado, 5 de agosto de 2017

TASH-KALAR, Arenas de Leyenda

Uno de los juegos más interesantes que he encontrado es Tash-Kalar, Arenas de Leyendas. Un juego del aclamado Vlaada Chvatil que no repite nunca ideas a la hora de diseñar juegos.
Tash-Kalar tiene una mecánica que mezcla los juegos temáticos a base de cartas con los juegos tácticos y estratégicos más tradicionales (Go, Damas, Ajedrez).

El resultado es algo ambiguo que termina por asentarse en tierra de nadie, pero el regusto final cuando terminas una partida es bueno. Porque en realidad la mezcla funciona.


Un pequeño tablero (con dos caras) que bien podría ser de Damas, pero adornado con la ambientación que nos propone el juego, es la base sobre la que se centra todo. Fichas, otros pequeños tableros para puntuaciones y diferentes tipos de cartas son los componentes. En realidad la caja esta llena de aire, algo que siempre disgusta tratándose de un juego que puede superar los 30 euros (además la cuna es de muy mala calidad). De hecho convencería aún más si viniese en una caja del tamaño del tablero plegado, sería suficiente.


El juego está especialmente diseñado para dos jugadores. Pero es sorprendente las opciones que trae, ya que hay varios modos para poder jugarlo: Élite, Melé y combate. En el que caben hasta 4 jugadores solo en la última variante, aunque te advierte el mismo reglamento que es bastante caótico y que recomiendan como máximo 3 jugadores (te venden lo de parejas de 2 jugadores para el resto de modos, pero esta puesto con calzador, de esa forma cualquier juego de dos sirve para cuatro). A pesar de lo que reza la caja, sin expansiones, no es un buen juego para cuatro.


No voy a explicar profundamente la mecánica del juego, ya hay muchos canales (como Zacatrus!, que son los que han publicado el juego), que lo hacen muy bien. Pero se resume en poner fichas por turnos para completar patrones que aparecen en las cartas. Esos patrones, una vez creados, servirán para invocar a los personajes de las cartas y estos nos permitirán poner en practica acciones de diferente tipo, que a su vez nos ayudarán a ganar misiones. A pesar de toda la temática fantástica, el juego se reduce a lo que se ve en la foto inferior. Quizás se podría haber elegido algún tipo de figuras en vez de las fichas, cabrían en la caja y darían un aspecto más temático, sólo es una idea.


Pero a pesar de la poca inmersión en la temática, y del aire que contiene la caja, el juego resulta brillante. Y es que en si mismo el juego es lo suficientemente bueno como para estar por encima de todo lo demás, independientemente de la temática. La idea de mezclar cartas y fichas en un tablero y crear estrategias sobre él funciona y resulta brillante. De tan simple es brillante y original, diferente. El jugador siente el control de las partidas, el azar solo interviene en el tipo de cartas que te tocan y en el momento de la partida en el que te tocan. Ya que cada jugador juega con un mazo diferente, pero tener, tendrás todas las cartas, aunque se te irán mostrando poco a poco, cada vez que renueves tu mano. De este modo, el jugador crea la estrategia y utiliza la táctica para desplegarse por el tablero y cuando consigues algo, tienes claro que ha sido mérito tuyo.


En mi opinión al juego le faltan fichas, en todas las partidas nos quedamos sin ellas, se terminaron. Lo que hace que el juego flojee (no puedes invocar siempre ni añadir fichas sobre el tablero) y la solución hubiese sido añadir entre 5 y 10 fichas más por jugador, creo que hubiese sido suficiente y espacio hay en la caja... 
Puedo recomendar el juego, aunque aviso que es de alta dificultad, no es fácil crear esos patrones y las partidas se pueden alargar bastante más de los 30 minutos que dice la caja. Sobretodo si perdemos mucho tiempo pensando y analizando el tablero, lo del análisis-parálisis aquí es real. Ya que necesitas reconocer el terreno y la situación de tus fichas y las del contrario para que tus ataques sean efectivos al mismo tiempo que creas patrones, y en el modo Élite, además, todo ello te tiene que ayudar a conseguir cartas de misiones, que son las que te dan los puntos para ganar partidas.


A pesar de la poca inmersión en la temática el arte que contiene es muy bueno. Se agradecen esos dibujos de las cartas y el diseño de su tablero/s (mejorado en una segunda edición del juego) que ayudan a enamorarse del contenido de la caja. Sobretodo porque jugar con todo ello es satisfactorio y eso es lo más importante. 


Como solo hace tres meses que estoy en esto de los juegos de mesa llego muy tarde para recomendaros el juego. Por desgracia está descatalogado, es imposible encontrarlo en castellano, ha no ser que sea de segunda mano. Pero si que lo encontraréis en inglés (en junio salió a la venta una nueva edición en inglés y nueva expansión). Y este es el peor punto de todos. 
Después del éxito del juego y de una edición en castellano que se agotó, me cuesta creer que no se vuelva ha editar. Peor aún es ver como ninguna de las expansiones se han sacado en castellano. De salir en castellano, estás expansiones se agotarían rápido, así que no entiendo la ausencia de ellas en las tiendas. En general, vender un producto y luego abandonar a los que lo compraron sin ofrecerles las posibilidades de ampliación y mejora que pueden disfrutar la gente que lo juega en inglés me parece una falta de respeto (para los que compraron y para el idioma en si). Relegan el juego/ los juegos al inglés y si nos acostumbramos mucho a jugar en inglés, tarde o temprano ya no querremos los juegos en castellano. Es cuestión generacional, pero esta actitud no ayuda y alimenta este cambio. Acostumbrarse al inglés abre puertas a un sin fin de juegos y expansiones, en cambio el castellano nos frustra, aunque no debería ser así. Me pregunto a quien venderán estas editoriales cuando la tendencia en España sea comprar directamente el juego en inglés y si sigue así ocurrirá, es el futuro.
Entiendo que todo no se puede traducir y que se intenta traer al castellano los juegos que puedan funcionar mejor. Pero los casos (hay varios), como el que nos ocupa son apuestas seguras que ya tienen sus seguidores y muchos otros compradores a la espera. Ya tengo la última expansión, en inglés. Lo dicho, el cambio ha comenzado




RESUMEN:
Lo mejor: genial juego, recomendable
Lo peor: falta una edición de las expansiones en castellano (esperemos que algún día lleguen) y no le irían nada mal algunas fichas más para cada jugador.


¿Que pensais vosotros?...

sábado, 1 de julio de 2017

METALLUM, juego de mesa

Metallum es un juego de mayorías de temática espacial. Tendremos que movernos por la galaxia, de planeta en planeta, montando maquinarias (extractores) para extraer el preciado Metallum.
Un juego fácil de jugar y algo complicado de explicar. De hecho explicar a alguien este tipo de juegos al mismo tiempo que juegas es la única solución correcta. Intentar transmitir como funciona ha alguien que no tiene el juego siempre resulta complicado. Yo mismo, como lector o espectador me suelo aburrir al cabo de unos minutos. Espero no aburriros mucho...

La caja viene repleta de material, no hay mucho aire. Como esto es algo que critico siempre, hoy tengo que valorarlo muy positivamente. Esto es debido a que el tamaño de la caja es bastante contenido y poco estándar. Para mi es perfecto, me gusta.


Un juego exclusivamente para 2 jugadores (perfecto para mi) y con una duración real de aproximadamente una hora. Es un juego muy completo y rápido, y que dura nueve rondas. Por desgracia nadie se ha dignado a editarlo en castellano, así que tendremos que jugarlo en inglés. No es demasiado dependiente del idioma, pero leer las instrucciones y entenderlas nos va ha tomar bastante tiempo si no nos manejamos bien con el inglés. Además hay 21 cartas que incluyen texto. Y un montón de simbología poco intuitíva que habrá que aprender poco a poco. Por ello encuentro a faltar un par de "chuletas" con toda esta información, para que los jugadores no tengan que estar pasándose el libro de  instrucciones una y otra vez (las instalaciones planetarias es imposible aprenderlas). También un marcador de turnos sería práctico, ya que con nueve rondas es fácil olvidarse de por cual vas.

Las 9 losetas de planeta tienen cada una de ellas su propia acción y las 24 subrutinas también su propia simbología y significado (acciones). Esto es lo que más va a ralentizar el juego, al menos hasta que nos los aprendamos, que no es difícil que ocurra. Ya que nueve rondas dan para mucho y depués de unas cuantas partidas te quedas con el significado de gran parte de las subrutinas. Pero alguna guía con todo esto, para manejar durante la partida, se continuará echando en falta. Yo me he fabricado unas.

Después de disponer los componentes para la partida (foto superior), comenzaremos con las subrutinas.




Cada jugador tiene sus losetas (llamadas subrutinas) que son como unas piezas de puzzle. Tendremos que unir algunas hasta un máximo de 4 basándonos en ciertas reglas. Es una fase bastante inteligente y entretenida, aunque sucede muy rápida cuando le cogemos el truco. En otros juegos estas losetas serían cartas que habría que coger al azar. Aquí las combinamos según nuestra estrategia a seguir. Todo esto ocurrirá tras una pantalla y nuestro oponente al mismo tiempo hará lo propio detrás de su pantalla. Cuando los dos jugadores han terminado de configurar sus losetas o programas (ver foto superior), se quitan las pantallas.

Ahora comenzamos con la segunda fase, que será poner en practica las acciones que hemos programado, el orden será indiferente. Primero un jugador y después el otro.Unas nos darán la posibilidad de mover nuestra nave de un planeta a otro, otras no permitirán poner extractores, la parte central y más importante del juego. Otras nos darán créditos y otras nos permitirán comprar cartas, que a su vez nos otorgarán más acciones y ventajas...etc. Además aquellos planetas sobre los que nos encontremos nos dejarán utilizar en esta fase sus propias acciones (llamadas Instalaciones Planetarias). 


La siguiente fase será la de conteo de puntos (el juego viene con unos contadores especiales donde sumar nuestros puntos) y en base a unas reglas sumaremos nuestros créditos. Existe una última fase, que me sobra como tal, que es la de finalización del juego. Consiste en reponer el mercado de cartas y recuperar las losetas que hemos utilizado. Y cuando el juego está muy avanzado cambiar el mazo de cartas de Módulo por el de Acción. Después de recuperar las subrutinas habremos terminado la ronda.



Continuaremos del mismo modo hasta hacer 8 rondas más, teniendo en cuenta que antes de la séptima ronda cambiaremos los mazos de carta de Módulo a Acción. Estas última, básicamente, permiten el puteo entre los jugadores. 

Así que estamos ante un juego sencillo de jugar y sólido, consistente, algo difícil de encontrar en juegos para 2 jugadores. Se echan en falta juegos como este que no relegan el modo de 2 jugadores a un segundo termino o a unas especificas reglas en ocasiones absurdas, para que luego alguien nos diga (después de comprarlo) que solo funciona a partir de 4 jugadores o más.
Como decía al principio, no es tan sencillo de explicar (como casi todos los juegos). Lo digo por los que sois menos jugones, no os asustéis. Teniendo en cuenta que he pasado por encima y no he entrado en detalles. Esto no pretende ser tampoco un tutorial, sólo una toma de contacto y una aproximación para tener una idea. Con esto ya sabréis si queréis indagar más o no. Aunque si queréis hacer preguntas las responderé con gusto.


Componentes


Conociendo Metallum



Lo mejor: Entretenido. Por fin un juego sólido para dos jugadores. 
Lo peor: No está es castellano, la falta de alguna "chuleta" que nos sirva de guía para utilizar los diferentes símbolos y planetas. Y que por pedir que no sea, un marcador de turnos también iría bien.


¿Que os parece?



PD: Aquí os dejo la traducción y resumen de reglas. Además de una guía customizada de planetas y subrutinas para usar durante el juego. También un pequeño tablero de rondas que encontré por ahí: ¡pincha aquí!


lunes, 26 de junio de 2017

FLUXX, Juego de mesa

Este juego ha sido una de las decepciones con las que me he encontrado por la vorágine de compras a la que me he visto sometido, por mi mismo. Las primeras reseñas que vi de The Fluxx anunciaban lo mismo que dice la caja y después de explicar como se juega, de forma muy rápida, demasiado, se limitaban a decir que estaba bien y servía para reír un rato. Lo cierto es que  hay muy poco que explicar. Pero la realidad es que muy pocos se mojan de verdad a la hora de hablar de juegos y creo que en muchos casos hacen reseñas sin haber jugado bien con él, simplemente se miran las instrucciones para poder explicar de que va. La cuestión es que a pesar de que no me convencía del todo, por otro lado me atraía esa ausencia de reglas...



Me imaginé un juego que crecía a medida que ibas jugando que ganaba en contenido y que de repente todo se perdía para cambiar de dirección. Y un día lo compré (17 euros, muy caro para lo que contiene), aunque sólo después de asegurarme que en la caja ponía de 2 jugadores, y sí lo pone, de 2 a 6 jugadores, como en tantos otros. Y como en tantos otros no es cierto. Para dos jugadores al menos no funciona y resulta ridículo. O quizás sea que hacen falta unas copas (bastantes) para que te resulte algo interesante. Como digo siempre, ojo con lo que pone en las cajas, y en este tema, cuanto más alto sea la segunda cifra (6 en este caso), más complicado es que funcione con la primera. Lo tengo comprobado.

Solo lo he jugado a dos jugadores, que es como normalmente puedo jugar, la otra opción es a cuatro, pero ocurre una vez al mes como mucho. De este modo me veo en la obligación de comprar juegos que al menos funcionen a dos y si tienen posibilidad de cuatro mejor. Más gente no me interesa, por que no tengo más gente. Esto quiere decir que me quedo con ganas de jugar a muchos juegos.

Cuando jugué con The Fluxx, tanto a mi como a mi contrincante nos pareció locamente aburrido.
No hubo respiro, desde la primera carta que jugamos fue un constante cambio de reglas,cambio de objetivo y otra vez cambio de objetivo, para la siguiente carta cambiar las reglas. Entre medio algún objeto. Otra acción, otro objetivo y otra acción que te desmonta otra vez todo lo que intentas con desesperación conseguir y cambio de reglas.

Estábamos deseando que se terminara tamaño despropósito cuando apareció una carta que me decía:
"El jugador que tenga más objetos gana" y exclamamos: ¡BIEN!.

Desde entonces no ha habido ganas ni interés de sacarlo a la mesa de nuevo, nos  olvidamos de él.
Y es que el mayor despropósito de este juego es que no te deja jugar. Demasiadas reglas, demasiados objetivos. Con sólo reducir el número de cartas de ese tipo el juego aguantaría mejor, permitir que los jugadores se confíen durante varios turnos para luego devolverles a la casilla de salida. Pero dejarles que se crean que juegan, eso al menos.
El jugador de The Fluxx no tiene muchas opciones de elegir, teniendo cartas en las manos con las que todo lo que decidas hacer alimentan un caos sin sentido. Dentro del cual están los jugadores que no saben que pintan ahí, porque poco se puede pintar.

A todo esto, su arte, la simpleza de la nueva edición en castellano. La cual parece un medicamento, que esta muy bien, muy original. Choca con la extrema simpleza de muchas de sus cartas, por no decir la mayoría. Eso si, hay muchas cartas, 100 en total, supongo que eso justifica el precio para algunos. Pero me parece caro, hay muchos juegos por ese precio y similares que ofrecen mucho más, muchísimo más en todos los sentidos.


Evidentemente solo es una opinión, mi opinión y muchos no están de acuerdo. Ya que el juego lleva muchos años publicándose, y en muchos formatos y con temáticas diferentes. Así que deduzco, que si es así, es porque el boca a boca hace su efecto y a la gente les gusta.
Quizás porque ellos juegan con mucha gente y es así cuando el juego toma sentido y se crece. Gente con ganas de pasar un rato divertido si prestar demasiada atención a lo que están haciendo. Porque requiere de un contexto adecuado y repleto de gente con ganas de lo que sea.
En cualquier caso a mi no me gustó.


Lo Peor: A dos jugadores no funciona, cansa. Más bien agota.
Lo Mejor: El diseño de su caja.



¿Que os parece?


lunes, 12 de junio de 2017

JAIPUR, juego de mesa

Jaipur es un sencillo juego de mesa para dos jugadores, que da lo que promete que ya es mucho decir. Tiene todo lo que un juego necesita para enganchar a todo el mundo y pasar un rato distraído. No es pretencioso, por lo que tampoco es exigente con los jugadores y se puede jugar con gente poco aficionada a los juegos de mesa. Esto le da mucha más versatilidad. Como contrapartida quizás sea demasiado simple para los jugones más avanzados.

Se trata de un juego de cartas, en el que se intercambian sedas, joyas y metales preciosos en un mercado. Donde deberemos comerciar y acumular riqueza.



Un diseño de gran calidad y un arte exquisito tanto en su caja como en el diseño del resto de los componentes (incluso la cuna esta muy cuidada). Mención especial para las cartas, que me parecen de una gran calidad, son las mejores cartas, con el papel de mejor calidad, que he visto hasta ahora en un juego. Esta ambientado en la India, donde se encuentra la ciudad de Jaipur. Allí montaremos nuestro mercado e intentaremos vender nuestros productos o adquirir nuevos, incluso a cambio de camellos.


Me encantan estos juegos de formato pequeño, es más fácil que te asombren o simplemente que te convenzan de que los 18 euros han valido la pena. No esperas tanto de ellos como de los juegos de 45 euros y cajas enormes (muchas veces llenas de aire). Estos formatos pequeños traen cajas que acostumbran a estar más llenas de lo que piensas. Así que con estos pequeños juegos suelo estar satisfecho casi siempre.


La mecánica es simple. Colocaremos tres camellos y dos cartas de productos al azar en el centro de la mesa, esto será el mercado, y repartiremos cinco cartas a cada jugador. Todas las cartas son productos para comerciar: sedas, madera, plata, oro...etc. Por turnos podremos coger cartas del mercado (productos) o venderlos a cambio de monedas. Hay unos requisitos para vender, algunos productos son más fáciles de vender pero dan menos puntos, pero los más valiosos requieren que acumulemos hasta dos cartas mínimo de ese producto para poder adquirir monedas. El juego dura tres rondas, el que acumule más riqueza (que se traducen en puntos) será el ganador de esa ronda (partida). Y el que gane más rondas ganará el juego. El jugador debe decidir como utilizar sus cartas y el momento más idóneo para vender. De su estrategia dependerá su éxito y el juego permite que tomemos decisiones en ese sentido, y las decisiones afectarán al resultado de un modo u otro.

Es un juego antiguo que no para de re-editarse (algo bueno) y que no para de vender unidades. Se convirtió en juego del año en 2014. Incluso hay seguidores que construyen tapetes para mejorar el juego si cabe. Como el tapete para el mercado que vemos en la imagen siguiente, precioso.

Así que solo puedo recomendarlo y recordar que es un juego solo para 2 jugadores.



RESUMEN:
Lo mejor: entretenido y muy bien diseñado
Lo peor: demasiado sencillo para los más exigentes

¿Que os parece?



martes, 6 de junio de 2017

TSURO, Juego de Mesa

TSURO es un juego de ambientación japonesa que tienen como mayor reclamo su excepcional y hermoso diseño. Esto fue lo primero que hizo que me interesase por él y lo que hizo que lo comprara. Ya que, para todo, yo soy muy visual y todo lo que me entra por los ojos gana de calle mi interés. Y en los juegos me fijo mucho en los diseños, materiales y producción en general. Con el precio que tienen algunos juegos creo que nos deben dar lo mejor y además algunos pretenden ser tan temáticos e inmersivos en sus historias que requieren de una buena estética y diseños para conseguirlo.


Pero después de unas cuatro partidas seguidas (a 2 jugadores) comencé a decepcionarme un poco. Me di cuenta que el juego no estaba a la altura de su belleza.

Esto es algo que he aprendido pronto, ya que sólo hace unos meses que me he aficionado a los juegos de mesa modernos. Así se hacen llamar todos estos juegos que tienen unas mecánicas y motores muy diferentes a los juegos que podíamos tener en los ochenta o hace más tiempo, Monopoly, Pictionary, Cluedo, Trivial, Parchis..etc.

he visto algún vídeo sobre el (aunque no hay muchos en castellano) y me aseguré de que era un juego para 2, antes de adquirirlo. En la caja reza: de 2 a 8 jugadores. Aunque me he dado cuenta de que cuanto más alta es la segunda cifra (8, en este caso) peor funciona el juego con la primera. Hasta el punto de que es mejor eliminarla. Pero por temas comerciales...ya sabemos lo que ocurre. Y en esas reseñas en vídeo nunca avisan de nada de esto, lo cual me hace desconfiar de ellas.


Las partidas con dos jugadores duran 10 minutos como máximo (posiblemente menos), lo que lo hace demasiado simple para todo lo que ocupa y el tamaño que tiene. Esto choca bastante pero por si solo no es un motivo para decir que es un mal juego. Pero después de cuatro partidas seguidas (se termina tan rápido que repites, si no, no tiene sentido sacarlo a la mesa), pues te das cuenta que los patrones de comportamiento son siempre iguales. No soy un experto en juegos y no se profundizar en mecánicas, logaritmos, etc....; Pero sé que la simpleza del juego que consiste en ir añadiendo losetas delante de tu token para permitirle avanzar por su camino (path), no tiene mucho de táctica ni estrategia. Vas montando losetas delante de tu token, mientras tu oponente hace lo propio y así llenando el tablero. Dejando cada vez menos espacios vacíos y creando senderos que inevitablemente (intencionadamente o no, el resultado va a ser el mismo), llevarán fuera del tablero. Ya que no hay ninguna loseta que cierre el paso o nada parecido. En todas las losetas se pasa, pero no ocurre nada, todas dejan entrar y salir y el único final posible al sendero son las salidas del tablero. El resultado final viene más dado por la accidentalidad de tener que jugar tu antes que tu oponente y darte cuenta (siempre nos ocurrió lo mismo), que hagas lo que hagas saldrás del tablero. Una vez que no quedan losetas o muy pocas, una vez que ya has llenado casi todo el tablero ese será el resultado.


Si eres el penúltimo en jugar perderás, serás tu y no tu oponente el que se quede sin poder evitar el salir fuera, pero ha sido un capricho accidental, no la estrategia de nadie. Las cuatro o cinco veces que jugamos nos ocurrió lo mismo y sentimos la falta de control sobre nuestro juego y veíamos el inevitable y aburrido final al que nos tendríamos que enfrentar en futuras partidas. Algo sin interés y muy aburrido ya que el final no aporta satisfacción al jugador, al vencedor. Pero el juego es así, hay que aguantar hasta ser el último en quedarse en el tablero, entonces ganas, no hay más, nada más.

Lo que me hace pensar que si esto es así con dos jugadores, con cuatro debe ser aún más rápido (y con ocho no quiero ni pensarlo) y posiblemente sea de este modo, con cuatro o más jugadores, cuando el juego tome algo de sentido. Las losetas se agotarán muy rápidamente eliminando por turnos a los jugadores. Pero antes de que sea inevitable salir del tablero, tendremos algún tiempo de echar a algunos rivales de él. El diseño del juego no pide más profundidad.
Pero yo creo que es mejorable, el fallo del diseño de este juego esta en no aportar alguna herramienta que haga que algunas losetas permitan cerrar o evitar el inevitable final. O que existan otras herramientas que conecten salidas para poder entrar en el tablero de nuevo. O quizás algún modo de eliminar losetas y devolverlas a la pila, no se...(me he planteado modificaciones para mejorarlo, tengo ideas y no es difícil, pero es que soy muy gandul para llevarlas a cabo y al fin y al cabo uno paga un juego para que se lo den hecho...)

Para mi es un juego de 6 a 8 jugadores, además esta mejor si juegan niños y gente que no se muy "jugona" en general, poco exigente.
Yo me quejo del modo a dos jugadores (y a cuatro no mejora mucho). No me sirve la excusa de que para 2 jugadores no funciona bien, mejor con 6 o 8. Que suponiendo que sea verdad (no pondría la mano en el fuego), repito, no me sirve. Porque en la caja pone de 2 a 8 jugadores y si no funciona con dos, pues que pongan de 4 a 8..., pero que no nos tomen el pelo. Que esto pasa demasiado a menudo.


RESUMEN:
Lo malo: sobretodo a 2 y 4 jugadores es aburrido y la sensación de no tener ningún control de la partida. 
Lo bueno: Eso si, bonito lo es un rato y a los niños les puede gustar, aunque no estoy seguro de que ellos sean el "target" principal de este juego.


¿Que opináis?...