sábado, 16 de septiembre de 2017

PEQUEÑAS GRANDES GALAXIAS, Juego de Mesa

He estado mucho tiempo intentando conseguir este juego en castellano y ha sido imposible. De segunda mano nadie lo vende (lo cual dice mucho del juego) y Devir no parece estar interesado en volver a editar este juego (o no puede).Todo esto a pesar del hecho de que haya un gran número de compradores a la espera. No se cuantas veces Devir habrá respondido "no" a la pregunta de si piensan reeditar este juego.Y lo mismo ocurre con la expansión que ha salido hace poco, tampoco saldrá en castellano. Y si tienen que cambiar de opinión que no tarden mucho, sino la mayoría ya lo tendrá en inglés y entonces si que no venderán nada o muy poco. Este es mi caso, por fin lo tengo, pero en su nueva edición en inglés que salió a la venta este pasado mes de junio.


Ha sido muy fácil, además, conseguir una traducción de las cartas, esta en internet. Si alguien la necesita yo mismo la puedo facilitar, al igual que las instrucciones del juego en castellano. Así que, posiblemente este sea el juego en inglés más sencillo de encontrar traducido. Por si hay alguien que se quiere animar a comprarlo en el idioma de Shakespeare. Hacer esto abre puertas, ya que si os gusta, podréis disfrutar de la nueva expansión también (Beyond The Black, ver vídeo más abajo) y de otros miles de juegos que nunca se editarán en castellano. No debería ser así, pero así es...
Después de estos comentarios críticos (más o menos), pasaremos a comentar el juego, aunque como siempre sin dar todos los detalles, sólo por encima. Que por otro lado es ya muy bien conocido por la mayoría, aunque siempre hay alguien nuevo que se apunta.
Resumiendo mucho su mecánica diremos que el objetivo será conseguir acumular cartas (planetas), que tendremos que colonizar, hasta conseguir una puntuación mínima de 21 puntos.


Para ello cada planeta nos otorga una puntuación distinta, que deberemos sumar junto a la puntuación que consigamos con nuestro nivel de imperio.
Si alguien conoce el juego Metallum, se dará cuenta que ambos son muy similares. En Metallum nuestras acciones las elegimos nosotros con ciertas limitaciones. En PGG nos las otorgará el azar en parte, ya que lo decidirán unos dados. En Metallum nos quedamos con los puntos que consigamos en los planetas ocupados por nuestras naves, sin necesidad de recolectarlos. En PGG necesitaremos coleccionarlos.


Cada jugador cogerá una galaxia (representada por colores) y sus fichas del mismo color. En su tapete de galaxia, colocará sus marcadores en los lugares dispuestos para ello. Al principio comenzamos a jugar con solo dos naves y en un nivel de imperio mínimo. Este nivel nos marca en el mismo tapete el numero de dados que podremos utilizar y la puntuación que conseguiremos estando en ese nivel al terminar el juego. Tendremos un recurso de cultura y dos de energía. En el contador de naves, colocaremos nuestras dos naves sobrantes en los valores que están dentro de un recuadro.
Todo esta muy bien marcado en el tablero, así que es muy sencillo preparar la partida. Ademas cada jugador elegirá entre dos cartas de misión secreta cogidas al azar. La carta escogida la colocará boca abajo, justo debajo del tapete de su galaxia. Se consultará al final de la partida y nos podrá otorgar puntos adicionales. Para finalizar colocaremos planetas en el centro de la mesa, tantos como jugadores haya más dos. Esos serán los planetas a colonizar.

El primer jugador tirará cuatro dados, que nos darán un resultado (el tapete de galaxia nos indica el número de dados). Los iconos que aparecen nos muestran acciones a realizar. Aquí es donde entra el azar, aunque sin condicionarnos demasiado en realidad. En las primeras partidas es cuando más dependeremos del azar, luego es algo que podremos controlar mejor. Esto es debido a que después de cada tirada de dados podremos utilizar las acciones que nos convengan. Pero podremos volver a tirar los dados que no nos interesen, para conseguir una jugada más a nuestro gusto. Si, aún así, todavía no estamos contentos, podremos volver a tirar tantas veces como queramos, aunque nos supondrá un coste de 1 recurso de energía por cada dado y cada vez. Al no tener mucha energía en los primeros turnos será imposible este paso. Pero con el juego un poco más avanzado ya podremos. Para más ayuda aún, el juego nos ofrece un convertidor de dados. Donde, descartando dos dados que no nos interesen, nos permitirá elegir la acción que más nos guste en un tercer dado. En cualquier caso, los dados que utilicemos los colocaremos en la bahía de activación de dados, para que todos los jugadores puedan seguir nuestros movimientos.
El resto de jugadores, después de cada acción ejecutada por un dado nuestro, podrá seguir nuestro movimiento pagando 1 de cultura. Es decir, al ejecutar nosotros una acción, otro jugador podrá copiar esa acción y ejecutarla también pagando su coste. Esto da al juego un punto de conflictividad y competitividad muy importante (y de puteo..., por ello en las primeras partidas que jugué no utilicé esta característica, era más importante aprender a jugar).


Cuando el jugador ha efectuado todas las acciones de sus dados (no esta obligado ejecutarlas todas), el turno pasa al siguiente jugador que, del mismo modo, tirará sus dados y efectuará sus acciones. A medida que nuestro marcador de imperio avance, irán entrando más dados en juego y más naves.



Nuestras naves podrán desplazarse a un planeta de dos modos. Si aterrizamos en el planeta (poner la nave de pie en el centro), podremos ejecutar la acción que nos muestra el planeta. Si queremos colonizarlo, tendremos que ponerla caída sobre el marcador de planeta. Iremos avanzando por ese marcador en los siguientes turnos, con la ayuda de los dados, hasta colonizarla. Si esto ocurre, nos quedamos con el planeta y lo colocamos debajo de nuestro tapete de galaxia. Repondremos el espacio de planeta, que ahora queda vacío, con otro nuevo. Siempre habrá el mismo número de planetas dispuestos para ser colonizados.


El jugador que alcance los 21 puntos primero avisará a los demás y comenzará la ronda final que termina cuando el resto de jugadores jueguen un turno más, hasta llegar de nuevo al jugador que ha conseguido llegar primero a los 21. Se contabilizan todos los puntos y se giran las cartas de misión especial, se suma todo y el jugador que más tenga gana. Fin del juego.



Existen contadores de puntos e incluso tapetes o tableros, para colocar todos los componentes sobre el, en vez de jugar sobre la mesa (ver fotos superiores). Aunque se trata de extras o aportes de la gente, que no vienen incluidos en el juego base. (Aunque el contador de puntos si que viene ahora en la nueva expansión Beyond The Black).

Es un gran juego, muy interesante y ameno. Un gran juego en una pequeña caja. Como reza el nombre de esta colección: Tiny Epic Galaxies (Grandes Pequeñas Galaxias), es decir: un pequeño pero gran juego de galaxias. Sin duda lo recomiendo.

Además, en la nueva edición en inglés, viene incluida la mini-expansión: Satellites And Super Weapons. Ya aparecida hace tiempo, pero que antes no venía con el juego base. Esta expansión consiste en unas nuevas cartas y nuevas fichas que simbolizan satélites. Añade alguna mecánica nueva pero poco más. La mini expansión no es tan importante y no aporta demasiado desde mi punto de vista. Añadir un planeta más a la partida daría el mismo o más juego.

Para criticar algo negativo diré que, después de unas 15 partidas, me di cuenta que la acción propia de cada planeta resulta bastante inútil. Es decir, nunca recuerdo haberla utilizado. Pasó lo mismo con mi contrincante. Aporta poco o nada y te hace perder una acción de movimiento que más rendimiento tiene si la utilizas para colocar la nave directamente en el track y colonizar el planeta. Con más jugadores aún se hace menos interesante. Ya que la competencia en esos tracks es enorme y distraerte con la acción planetaria supone más perdida de tiempo que beneficio.





Resumen:
Lo mejor: Su estrategia, y funciona genial con dos jugadores.
Lo peor: Ya no está en castellano.


PUNTUACIÓN(DEL 1 AL 5): 






OPINIÓN SOBRE BEYOND THE BLACK:
La expansión grande de PGG no aporta tanto como su tamaño. Es cierto que algunos de sus "pilotos" aportan posibilidades muy potentes que pueden decantar la balanza del juego. Pero muchas veces los pilotos que aparecen en el mercado son pobres y carentes de interés como para utilizarlos. El "espacio inexplorado" es casi inútil durante el juego y en muchas ocasiones es preferible ignorarlo antes que perder tiempo y recursos con él.
Si añadimos a esta poca utilidad el tiempo de preparación (cantidad de componentes) que suma la expansión, nos daremos cuenta de la pereza que da jugar con ella.
Hay que jugar bastante para tener valor de hacer una reseña en condiciones. Es algo de lo que me quejo normalmente, y esta vez he sido yo el que ha corrido demasiado para hacer una reseña de esta expansión (Me refiero al vídeo). Después de probarla bien, mi opinión no es tan positiva.



¿Que os parece?





No hay comentarios:

Publicar un comentario