domingo, 1 de octubre de 2017

STAR WARS, IMPERIO VS REBELION, juego de cartas

Estamos ante un muy sencillo juego de cartas, que cuando lo controlas bien, puede ser más interesante de lo que parece a primera vista. La verdad es que, por lo que cuesta, esta muy bien.

Se trata un conjunto de cartas, divididas en cartas de acción, eventos, personajes y cartas de estrategia.
Es un juego exclusivo para dos jugadores. Donde cada jugador elije un bando y recibe las cartas de acción de su bando, junto con cuatro personajes que se elijen de entre un total de ocho. Estas cartas de personaje se mezclan junto con el resto del mazo de cartas y se colocan sobre la mesa, cada jugador con su mazo.


Pondremos el mazo de eventos en medio de la mesa boca abajo y descubriremos el primero de ellos que será el objetivo a batir. Esa será la carta que hay que conseguir, ya que en este juego se trata de acumular cartas para conseguir sus puntos (¿os suena?), es decir. Vamos ha ir consiguiendo cartas de evento y estas nos darán puntos de victoria. El que consiga 7 puntos o más gana la partida.
Una vez revelado el evento, los jugadores elegirán de entre dos de sus cartas de estrategia y la guardarán hasta el final de la partida. Además el juego incluye unas fichas que son los puntos de influencia, recibirán dos cada jugador y otra ficha que marca el turno.


Las cartas de evento (foto superior), no indican en su parte derecha los puntos que nos otorgan si la conseguimos (2 puntos) y en rojo los puntos de influencia que también recibimos con ella (1 punto influencia), esto se traduce en una ficha de influencia. Luego, algunas cartas tienen texto, que habrá que leer al final de cada ronda y que afectará a la siguiente.
En el lado izquierdo de la carta aparece un valor (9) y tres puntos negros. Los puntos son el numero de cartas que, como máximo, podremos utilizar para ganar este evento y el valor la cantidad de puntos necesaria para ello.


Las cartas de acción y personaje tienen un valor también. De hecho aparecen dos valores en ellas, uno se lee en vertical y el otro se lee cuando giramos la carta (pero solo contará uno de los dos valores). Estos números son los que sumados, deben darnos el valor que aparece en la carta de evento (9, en el ejemplo de arriba). Es decir sumando hasta un máximo de tres cartas, debemos conseguir que nos de un 9, nunca más y ha ser posible tenemos que clavarlo.



Una vez revelado el evento, cada jugador por turno irá jugando de su mazo una carta. Las opciones son reducidas:
1- o juegas una carta, que consiste en sacar y poner una carta del mazo sobre la mesa. Su valor en puntos se tiene en cuenta.
2- pasar el turno. Pero no podremos pasar dos veces seguidas (ver nota al final).
3- o agotar una carta. Esto quiere decir, girar una carta que ya tenemos en juego. Al hacer esto, el nuevo valor de la carta girada será el que se tendrá en cuenta. Además habrá que ejecutar el texto de la carta.
Esta carta no se podrá volver a girar más, al menos de forma gratuita. Si queremos hacerlo en un futuro, deberemos pagar un punto de influencia (fichas). Para eso sirven.
Sólo una de estas tres acciones por turno.

De este modo (y continuando con el ejemplo), sólo podremos jugar hasta un máximo de 3 cartas en este caso. Cuyos valores sumados deberán darnos el valor del evento (9).
Cuando ambos jugadores pasen, se habrá terminado la partida y se contabilizan los puntos. Si nadie lo clava, ganará el que más cerca quede. Teniendo en cuenta que si te pasas de la cifra pierdes seguro.


Llegado el momento, habremos descubierto tres cartas y no podremos sacar más. Habremos clavado el valor (aún así no se termina el juego), o lo habremos sobrepasado, o  incluso estaremos por debajo. En este momento es donde radica la gracia de este juego. Sortear nuestra situación aprovechando las acciones de las cartas que tenemos, agotándolas (utilizar sus acciones), recuperándolas luego y utilizando sus valores giradas o pasando en algunas rondas. Todo para intentar mantener nuestro valor, reducirlo o aumentarlo.Una acción por cada turno y solo una. Así hasta que los dos jugadores pasen, uno detrás de otro, porque cuando ocurre eso, entonces se termina el juego. Tengamos lo que tengamos.


Un interesante juego que, aunque no es novedoso en mecánicas (utiliza las de otros juegos que ya existen en el mercado), continúa funcionando y sobretodo esta muy bien de precio. Sólo tiene como novedad su ambientación en el universo Star Wars. En concreto en la primera trilogía original. Utilizando imágenes de la misma, algo que a mi me gusta mucho ya que me recuerda la colección de cromos que hice de niño. Y es que los más mayores tenemos mucha nostalgia de estas películas...




NOTA: 
Las reglas en castellano no están bien traducidas. Donde dice que NO se puede pasar más de un turno, en realidad es que SI se puede pasar.
Lo que en mi opinión no mejora el juego.





Resumen:

LO MEJOR: Su precio y su rejugabilidad. 
LO PEOR: Muy simple para los más expertos.



PUNTUACIÓN(DEL 1 AL 5): 






¿Que opinas?...




No hay comentarios:

Publicar un comentario