domingo, 1 de abril de 2018

SCYTHE, Juego de mesa

Scythe es un juego de gestión de recursos, muy fácil de jugar a pesar de que puesto en mesa es muy grande y puede asustar. Su mayor baza es la sencillez y lo peor su preparación. Tiene muchos componentes para montar y ocupa mucha mesa. Son de esos juegos que, una vez montados, vale la pena darle varias partidas, antes de recogerlo. O mejor dejarlo montado, si tenemos esa posibilidad.
De 1 a 5 jugadores con la caja básica. La primera expansión añade dos facciones más. Que sirven para aumentar el juego hasta 7 jugadores o para tener como opción diferente esas 2 facciones.
Cada facción tiene su lugar en el mapa. Así que el juego ya venía diseñado con las 7 facciones, aunque en caja solo venían los componentes de cinco. Nunca me ha gustado la idea de que un juego salga al mercado incompleto. Diseñado para sacar expansiones y vender más componentes que podían haberse incluido en la caja original. El concepto de "juego base" o "Caja básica" no me gusta.

Tener el mapa con esas dos facciones, sabiendo lo que son, y no poder utilizarlas nunca, alimenta esa "necesidad" de gastar que buscan los fabricantes. Así que en este caso, creo que la primera expansión debería haber venido con el juego.

Dos expansiones ya están en el mercado. Aunque la única que debió incluirse en la caja original fue la primera: "Invasores De Tierras Lejanas". Simplemente porque completa el juego.
Otra cosa que tampoco me convence es el tablero. Este tiene dos caras, la "normal" y otra con la imagen ampliada (hexágonos de mayor tamaño). Pues el último esta incompleto. Nos falta un trozo de tablero para poder utilizarlo, que también deberemos comprar a parte. Dicen que si juegas con muchos jugadores (no se sabe a cuantos se refieren, supongo que 5 o más o quizás con la expansión "Vientos de Guerra y Paz") puede ser que los hexágonos del tablero normal se queden pequeños ante tanto recurso y figuritas que hay que poner. Pero si es así, es un problema de diseño. Y debieron solventarlo sin coste adicional para el que compra el juego. O reduces el número de jugadores máximo, o añades el tablero adecuado. Vamos que los juegos se diseñan bien y no a medias.
Estos son los inconvenientes de este juego, sacad vuestras propias conclusiones. Pero lo "criticable" de este Scythe se termina aquí. Al menos desde mi punto de vista.


Algunos recordaréis un juego de ordenador que tuvo mucho éxito en los 90 llamado Age Of Empires.
Yo jugué mucho con él. Se trataba de un juego de gestión de recursos, con batallas también, donde teníamos que gestionar nuestros trabajadores, asignándoles tareas como cortar madera, picar piedra, extraer oro o cosechar. Una vez acumulábamos recursos invertíamos estos en mejorar nuestros edificios, más trabajadores, soldados, armas...etc. Al mismo tiempo nos expandíamos por territorios vecinos, en busca de nuevos recursos y/o conquistando a nuestros enemigos y ocupando cada vez más mapa.
Scythe me recuerda ese juego de los 90, pero representado sobre una mesa. Al menos se parece mucho. Con Scythe ocuparemos espacios sobre el tablero (hexágonos),  para extraer de ellos sus recursos. Con ellos podremos realizar mejoras de diferente tipo que nos ayudarán a hacer crecer nuestro imperio.

Lideres de las 5 facciones

Los mechs de las diferentes facciones

Dispondremos de varias acciones posibles, estas están agrupadas en tableros, uno para cada jugador. Y estos están divididos en cuatro segmentos. Durante nuestro turno solo podremos elegir uno y ejecutar la acción que se describe ahí. Entre ellas la producción de recursos, comprar recursos, movernos por el mapa o aumentar nuestro poder militar.
Al mismo tiempo, todos esos recursos que vamos adquiriendo nos servirán para pagar mejoras que abaratan esos recursos, alistar, adquirir más trabajadores o Mechs...etc.
Los tableros cambian sutilmente con cada facción. Igual ocurre con los tableros de facción, que nos proporcionan una habilidad especial para cada una de ellas, algo importante a tener en cuenta. Las combinaciones de ambos tableros serán diferentes en cada partida, dando mucha rejugabilidad.

tablero de acciones

tablero de facción

Esta gestión de recursos será centro de nuestra atención y el corazón del juego. Durante la partida vamos a extendernos por el mapa, dominando hexágonos, y recolectando los recursos que podamos.
Aunque no es un juego de batallas, no esta pensado así, en realidad será inevitable la lucha. Sobretodo a más de dos jugadores, que será cuando el territorio escaseará.
Los enfrentamientos bélicos serán sencillos y rápidos de resolver. Simplemente comparando puntos de poder militar y utilizando las cartas de combate. Que nos dan más puntos que sumaremos a los que ya tenemos. Por todo ello, no se considera un juego de enfrentamiento. Solo un juego de gestión de recursos, con este añadido.





A dos jugadores se pueden sortear los conflictos. En tal caso, la interacción entre jugadores desaparece. Al haber mapa para ambos, cada jugador se centrará en conseguir los recursos que necesita para alcanzar los objetivos. Y en caso de querer arrebatar recursos o terreno, siempre podrás atacar a tu contrincante y animar el asunto. Es un juego ideal para los que no les gustan las batallas o que prefieren que estas no sean decisivas ni determinantes, este es el caso. Ya que el derrotado solo pierde recursos (si los tiene) y regresa a su base.
A dos jugadores los entre turnos son rápidos. Como es lógico empeora a más jugadores, aunque no creo que adolezca de ningún problema en este sentido. Una vez conocemos las mecánicas, los turnos pueden ir rápido. Aunque a más de cuatro jugadores, esperar nuestro turno debe ser un poco más tedioso. Pero no me preocupa, ya que será muy complicado que juegue a más de 4.


Existen varios objetivos a batir. Que en caso de conseguirlos nos dan estrellas de victoria. El jugador que consiga llegar a 6 estrellas provocará el final del juego. Aunque esto no quiere decir que haya ganado ese jugador. En realidad solo se termina la partida, pero el ganador será el que sume más puntos de victoria. Esto dependerá de el número de estrellas conseguido, el número de territorios controlados, número de recursos y dinero ganado durante la partida. Más algún otro punto adicional por construcciones. 

El juego contiene cartas. En algunos momentos podremos acceder a ellas, ya sea en la Fabrica o con las fichas de encuentro. La primera nos aportará una nueva acción. Que colocaremos al lado de nuestro tablero de acciones. La segunda son cartas en las que se nos proponen tres situaciones. Cada una con su coste y/o recompensa. Deberemos escoger entre una de ellas.
El modo solitario es curioso. Funciona con el Automa, que es una baraja de cartas. Carta a carta la baraja nos dirá, durante el turno del Automa, que movimientos hará este. Después jugaremos nosotros de forma normal y luego, de nuevo el turno del Automa. Tiene varios niveles de dificultad, aunque puedo decir que el modo fácil se puede ganar bien..


Al margen de las mecánicas, hay que destacar su arte. Es un juego inspirado en la obra de Jakub Rozalski. Quien dibuja imágenes de un pasado distópico, mezcla de ciencia ficción y pintura clásica. Su especialidad es mostrar escenas cotidianas en entornos inusuales y fantásticos. Todo el arte del juego es obra suya. Es lo que primero me atrajo del juego.
Existe incluso un artbook muy recomendable. Además ya esta en producción un juego de ordenador basado en el mundo de Jakub Rozalski.


En cuanto a las expansiones, serán tres. Ya he comentado lo que pienso de la primera (Invasores de Tierras Lejanas). La que sólo completa el juego, añadiendo las dos facciones que faltaban. De este modo se consigue agrandar el juego hasta un número de jugadores que a mi me parece excesivo: 7. Aunque lo mejor no creo que sea eso, pocos jugarán a tantos jugadores. Lo mejor es que son dos facciones diferentes que aportan más rejugabilidad. Tanto a los que juegan a dos jugadores, como a más. Incluso en el modo solitario.
La segunda expansión (Vientos de Guerra y Paz), si aporta algo nuevo. Primero unas nuevas naves voladoras. Con las que podremos desplazarnos por el aire, al margen de los conflictos que se suceden en tierra. En ellas podremos transportar trabajadores o recursos. Y lo segundo que nos ofrece es una nueva forma de terminar el juego, dejando a un lado las "estrellas". Un conjunto de cartas nos ofrecerán nuevas condiciones para alcanzar el final de la partida.

La última: The Rise Of Fenix, aporta el modo campaña, muy esperado por los fans. Una campaña compuesta de ocho episodios (8 partidas). Aunque la campaña contiene sorpresas, desbloqueos y elementos ocultos. Que serán rejugables. También incluirá 11 módulos. Se pueden jugar en lugar de la campaña (o con ella), son combinables de varias formas, atendiendo a los gustos de los jugadores y son compatibles con el resto de expansiones e incluye un modo cooperativo.

El éxito de esta expansión final esta garantizado. A los fans se les hace la boca agua sólo con pensarlo. Todo el contenido de la caja es un secreto. Salvo el número de nuevas miniaturas de plástico (13), fichas de madera (62), 2 dados personalizados (esto es nuevo), 25 losetas y más de 100 fichas de cartón. 


Promete aportar lo suficiente como para convertir este juego en otro muy diferente.

Mi opinión:

En definitiva, Scythe es un gran juego. No sólo por su tamaño (que también). Sino por todas las opciones que trae, por su enorme rejugabilidad y por sus interesantes y fáciles mecánicas. Que lo convierten en accesible para muchos a los que este tipo de juegos les asustan. Aún así, no creo que sea un juego para todo tipo de gente. Sobretodo para aquellos a los que no les gustan los "euros" o los "euros" largos en tiempo (1h 30 a 2 jugadores cuando se conoce). Al ser un juego tan bien producido y tan "grande", puede crear demasiadas expectativas. Las mías se cumplieron.

(En este punto he de decir algo. Es habitual que la gente se queje de juegos con un arte penoso. Aún siendo grandes juegos. Es el caso de Gaia Project o Terraforming Mars, por poner solo dos ejemplos de gran aceptación. El arte y acabados en un juego de mesa no tienen nada que ver con el juego en si. Mejoran la experiencia pero no las mecánicas. Pero nunca estropean el juego cuando son un acierto y esto ha de quedar claro.

Cuando la producción da pena, no se entiende el porque de tan mal diseño. Diseño que no suele estar a la altura del juego. Los tapetes de jugador del Terraforming son simplemente ridículos,
 y bla bla...

Es cierto y estoy de acuerdo en todo. Además se trata muchas veces de temas tan fáciles de solventar que aún sienta peor. Por eso, no me parece justo, que cuando un juego viene exquisitamente diseñado, con una calidad dificilmente mejorable en sus componentes y con unos tableros de jugador que son la envidia del Terraforming. Alguien venga y diga que esta sobreproducido.

También me parece ridículo criticar un juego por que (y cito): "no es tanto como parece por sus componentes o despliegue" ¿?. Algo que no entiendo mucho. Las expectativas se las crea uno solo. Y los más jugones deberían saber que no se puede esperar nada solo midiendo la cantidad de componentes o los cm de su tablero.
Por eso Terraforming Mars triunfa tanto. No crea expectativas por su despliegue y diseño. Además en todas las reseñas se remarcan sus defectos en este punto. Así que cuando la gente lo prueba , resulta más sencillo, sorprenderles. Lo cual no quita mérito al juego, que es muy bueno. Independientemente de su diseño.

Scythe es perfecto y todos deberían tener esta calidad de acabados. Acabados pensados esencialmente para su uso adecuado durante la partida y su durabilidad.
Sin perder de vista que es un juego basado en el arte de Jakub Rozalski y no al revés.
El arte inspiró el juego.
Es evidente que como juego, sin nada más, gustará más o menos. Como el resto. Pero dejémonos de otras críticas ridículas).

y ahora, cojo aire y prosigo:

A dos jugadores funciona muy bien. Aunque, salvo que nos propongamos enfrentarnos al otro jugador, esto será difícil que ocurra (nula interacción). El hexágono de la Fábrica, es el punto de mapa que puede generar algún conflicto. Ya que dominarlo otorga puntos extras y acciones.

A más jugadores el juego cambia mucho. Se vuelve más competitivo y los enfrentamientos se dan más. A 5 o más serán enfrentamientos constantes. Lo que esta genial también. Aunque no se puede pensar en Scythe si lo que buscamos son guerras y batallas. Entonces este no es tu juego, pero este punto quedó claro hace mucho...

Es uno de los juegos que más disfruto. Muy entretenido y me gusta la forma en la que se gestionan los recursos, que es la parte más importante del juego. Realmente te sientes satisfecho con todo lo que consigues durante la partida. Ya que será mérito del jugador y de su forma de gestionar. No hay azar, al margen de lo que te pueda salir en alguna carta de encuentro.






RESUMEN:

Lo mejor: Gran juego, fácil e interesante.
Lo peor: Partidas de 1hora y media mínimo (a dos). Mucho despliegue.



PUNTUACIÓN (del 1 al 5)





¿Que Opinas?

1 comentario:

  1. Para mi un sobrevalorado, al final no deja de ser un poco eurogame disfrazado, pero si es verdad que consigue la asimetria de las facciones marque diferencia al jugarlas. El arte estupendo, el tema de las versiones de mejores y peores componentes, un desproposito, pero lo que realmente creo que es bueno del juego es el sistema de puntuacion, la lealtad (corazoncitos) y las diferentes categorias puntuables, eso lo hace muy interesante, pero por lo demas nada especial y me disgusta el tema de que haya posiciones iniciales no usables porque ya viene pensado para sacar expansiones de nuevas facciones.

    ResponderEliminar